La Ciencia, Mihaly y su Legado

«La concentración es como la respiración: nunca piensas en ella. El tejado podría caerse y, si no te diera, no serías consciente de ello». – Ajedrecista

En 1992, durante la serie del campeonato de la NBA, los Portland Trailblazers iban ganando a los Chicago Bulls cuando el entrenador de los Bulls pidió un tiempo muerto. Michael Jordan salió de este tiempo muerto con una sensación de intensa concentración, encestando tres tiros de seis puntos, pareciendo casi sorprendido por su actuación. Más tarde describiría esta experiencia como «en la zona».

En todos los deportes hay personas que describen una experiencia similar, en la que desconectan del público, del ruido y de las distracciones y juegan su mejor partido. Pero esta experiencia no se limita a los deportes. Los músicos, los médicos, los pintores, los alpinistas, los autores, los ingenieros, los compositores, todos experimentan estar en la zona.

Es una extraña paradoja en la que el tiempo parece detenerse y, sin embargo, se acaba en un instante. Se siente sin esfuerzo aunque sea un reto extremo. Hay una sensación de relajación, pero también es poderosa e intensa. Te sientes más presente que nunca, pero también parece que pierdes el sentido de ti mismo.

Probablemente lo hayas experimentado tú mismo cuando estabas tan metido en una actividad que perdías el sentido del tiempo y del lugar. Hay un término para esto, y se llama «estar en un estado de flujo». Y si queremos estar plenamente capacitados para ser dueños de nuestros procesos creativos y dedicarnos a un trabajo profundo y significativo, debemos entender lo que significa alcanzar un estado de fluidez.

La Ciencia del Flujo

La teoría del fluir se desarrolló en la década de 1970 cuando el psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyi quedó fascinado por los artistas que se perdían tanto en su trabajo que perdían la noción del tiempo, el espacio y de sí mismos e incluso se olvidaban de comer, beber y dormir. A través de su investigación, observó experiencias similares en otras personas capacitadas en diversas áreas, como científicos, autores, atletas y otras personas que realizaban trabajos significativos. Se trataba de un estado de hiperconcentración y compromiso absoluto que Csikszentmihalyi describió como un «estado óptimo». 

Así fue como Csikszentmihalyi se embarcó en lo que pronto se convirtió en uno de los estudios psicológicos más extensos de la historia. Empezó a entrevistar a personas de todo el mundo, desde ajedrecistas y cirujanos hasta pastores navajos y granjeros italianos, preguntándoles por los momentos de su vida en los que se sentían y rendían al máximo.

Todos le dijeron lo mismo, independientemente de su edad, clase social, sexo y nivel educativo: que se sentían y rendían al máximo cuando estaban en estado de flujo. Csikszentmihalyi eligió el término » flujo» porque sus entrevistados describían su experiencia de un estado en el que cada decisión y acción conducía de forma fluida a la siguiente.

La ciencia del flujo se remonta a la década de 1970. A principios del siglo XX, investigadores como William James y el fisiólogo Walter Bradford Cannon documentaron el modo en que nuestros cerebros pueden alterar la conciencia para mejorar el rendimiento, y descubrieron el vínculo entre la mente y el cuerpo, la respuesta de «lucha o huida», que ayudaba a explicar este mayor rendimiento.

El psicólogo Abraham Maslow volvería a tocar este tema en la década de 1940, describiendo los estados de flujo, que él denominó experiencias cumbre, como elementos comunes a las personas de éxito. Sin embargo, la teoría del flujo adquirió la forma solidificada que tiene ahora con Csikszentmihalyi en la década de 1970. 

Aunque los investigadores no tienen un modelo universal de trabajo para la teoría del flujo, los siguientes cinco factores identificados por Csikszentmihalyi son cruciales para alcanzar un estado de flujo:

  1. ​​Encuentra una tarea que consideres intrínsecamente gratificante;
  2. Establece objetivos claros y ten una sensación de progreso;
  3. La tarea debe tener una retroalimentación clara e inmediata;
  4. El reto de la tarea debe estar a la altura de sus habilidades percibidas, lo que requiere una sensación de control personal sobre la tarea. La razón es sencilla, si la tarea es demasiado fácil, puede experimentar aburrimiento o apatía, y si una tarea es demasiado difícil, puede volverse ansioso; y
  5. Debes tener una gran concentración en el momento presente.

A lo largo de los años, los investigadores han realizado importantes avances en la teoría del flujo. Los avances en las tecnologías de imágenes cerebrales les han permitido aplicar métricas donde antes era sólo una experiencia subjetiva. Se ha aprendido mucho, incluso que Mihaly tenía razón al elegir el término «flujo». ¿Por qué? Porque el estado surge de una profunda alteración de nuestro funcionamiento cerebral normal.

Cuando estamos en flujo, nuestra atención se intensifica y el procesamiento consciente se sustituye por el procesamiento más rápido y eficiente del sistema subconsciente e innato. Como explica Arne Dietrich, neurocientífico de la Universidad estadounidense de Beirut: «Se trata de un intercambio de eficiencia, en el que la energía que se suele utilizar para las funciones cognitivas superiores se intercambia por una mayor atención y conciencia».

Otro neurocientífico, Charles Limb, utilizó la resonancia magnética para examinar el trabajo cerebral de los músicos de jazz de improvisación en flujo. Descubrió que la corteza prefrontal dorsolateral (una zona del cerebro conocida por su autocontrol, nuestro «crítico interior») se desactivaba. De este modo, se apagaba cualquier tipo de cuestionamiento y dominaba un estado de fluidez. El resultado era la libertad y la creatividad fluida, donde los riesgos se volvían menos aterradores y las personas rendían más que nunca.

También se producen cambios en el funcionamiento de las ondas cerebrales. Cuando estamos en estado de flujo, pasamos de la rápida onda beta de la conciencia despierta al límite más lento entre las ondas alfa (un modo de «soñar despierto» en el que saltamos de una idea a otra sin resistencia interna) y las ondas theta (que sólo aparecen durante la fase REM o justo antes de quedarnos dormidos). 

También existe la neuroquímica del flujo. Neurocientíficos de la Universidad de Bonn (Alemania) han descubierto que las endorfinas forman parte, sin duda, de la experiencia del flujo, así como la dopamina, la serotonina, la norepinefrina y la anandamida. Los cinco son neuroquímicos que aumentan el rendimiento y el placer, y potencian todo, desde la atención hasta los tiempos de reacción muscular, el reconocimiento de patrones y el pensamiento lateral, los tres factores principales para la resolución rápida de problemas.

Esto nos lleva a la conclusión de que Csikszentmihalyi tenía más razón de la que podría haber imaginado: un estado de flujo no sólo se siente fluido, sino que neurobiológicamente es fluido. ¿Qué nos dice esto? Nos dice que, por primera vez, hemos empezado a descubrir la solución para un rendimiento óptimo. Lo que antes era posible para personas como los mejores atletas, científicos y artistas, ahora puede ser posible para todos los demás, lo que hace que este sea un legado monumental de Csikszentmihalyi a la humanidad.

Lee la siguiente parte de este artículo aquí.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

¿Qué estás buscando?

Categorías

Festival Mundial de la Felicidad 2022

Click para más información

Te puede interesar

registro a boletín

Lo mantendremos informado sobre descubrimientos nuevos y significativos

Registrar ahora!

Complete este formulario y nos comunicaremos con usted a la brevedad.