La gestión del tiempo como camino hacia la Felicidad Mundial

Time Banking

Tanto si eres director de marketing como si eres jardinero, o cualquier otro título con el que te definas, el tiempo pasa igual para todos, actuando como un ecualizador. Mihaly Csikszentmihalyi tenía razón, si realmente queremos ser felices, deberíamos centrarnos en cómo empleamos nuestro tiempo en lugar de en los títulos y las cosas que acumulamos. Según él, no es la actividad que elegimos hacer lo que es crucial para nuestra felicidad, de hecho, esto a menudo tiene poco o ningún efecto en nuestro estado de ánimo.

Por el contrario, todo tiene que ver con la calidad de nuestra concentración mental en el momento, y yo añadiría, con el propósito de hacer la actividad, que es para mí: hacer que otras personas sean felices y prósperas. Como explicaría Csikszentmihalyi, las personas se encuentran en su estado más feliz y productivo cuando son capaces de entrar en un estado de fluidez, una experiencia placentera de concentración total que requiere toda tu atención. Esto ocurre sobre todo cuando estamos en el trabajo porque estamos en nuestro estado más hábil y desafiante cuando trabajamos, y por lo tanto nos sentimos más felices, creativos y satisfechos.

Entonces, si queremos ser felices y si podemos alcanzar la felicidad con nuestras habilidades y nuestra devoción, ¿podemos entonces combinar estos dos aspectos para contagiar la alegría a los demás? Sí, sin duda. ¿Cómo? Con la gestión del tiempo.

¿Qué es el Banco del Tiempo?

Antes de profundizar en la explicación de lo que es el Banco del Tiempo y la importancia que puede tener en las personas, las comunidades y la sociedad en general; me gustaría preguntarte cuántas veces has pensado: «Si tuviera suficiente tiempo para hacer esto o aquello… sería tan feliz», u «Ojalá supiera hacer esto, me haría la vida mucho más fácil». Al menos una docena de veces, ¿verdad? La banca del tiempo es una solución para este tipo de problemas. Déjame explicarte cómo:

El banco de tiempo es un medio de intercambio utilizado para organizar a las personas en torno a un propósito, donde el tiempo es la moneda principal. Por cada hora que los participantes depositan en un banco de tiempo, por ejemplo, dando clases prácticas sobre un tema concreto o ayudando a alguien a mudarse, pueden «retirar» una ayuda equivalente en el momento en que la necesiten. En cada caso, una persona decide lo que puede ofrecer a los demás. Como el tiempo de todos es igual, una hora de tu tiempo equivale a una hora de mi tiempo, independientemente del servicio que elijamos intercambiar.

El banco de tiempo también puede definirse como un sistema de trueque, pero en lugar de dinero, se utilizan unidades de trabajo-tiempo para intercambiar servicios. Es un sistema intermedio entre un sistema de intercambio monetario indirecto y una economía del regalo. En teoría, cualquier tipo de servicio puede intercambiarse por otro. Sin embargo, los servicios que se intercambian suelen ser tareas sencillas y de bajo valor de mercado, como el cuidado de ancianos, el trabajo social o la reparación de viviendas. 

Varios pensadores socialistas desarrollaron este sistema basándose en la famosa teoría del valor del trabajo. El término «banco de tiempo» fue acuñado y registrado en la década de 1980 por el defensor de la justicia social y profesor de derecho estadounidense Edgar S. Cahn, que defendió su uso para complementar los servicios sociales del gobierno. Promovió el concepto de banco de tiempo como medio de autoayuda comunitaria y para llenar el vacío de los servicios sociales públicos en tiempos en que la administración Reagan impulsaba recortes en el gasto de los programas sociales.

Edgar Cahn esbozó cinco principios principales de los bancos de tiempo en su libro No More Throw-Away People, que son:

  • Todos somos activos: Todos tenemos algo que aportar;
  • Redefinir el trabajo: Premia todo el trabajo, incluido el no remunerado y el de cuidados;
  • Reciprocidad: Ayudar a los demás a construir relaciones sólidas y de confianza en la comunidad;
  • Redes sociales: Pertenecer a una red social da más sentido a nuestras vidas; y
  • Respeto: El respeto es la base de una comunidad sana y afectuosa y constituye el núcleo de la democracia.

Los bancos de tiempo pueden considerarse (y se utilizan sobre todo) como una forma de moneda comunitaria no monetaria. Sin embargo, como las unidades de cuenta de tiempo no suelen ser aceptadas fuera de los miembros del banco de tiempo, ni para productos generales comercializados en el mercado que no sean servicios laborales específicos, no constituye una forma de dinero en sentido económico fuera del contexto inherentemente limitado del propio banco de tiempo.

¿Qué tiene de bueno el Banco del Tiempo?

“Ninguna sociedad tiene el dinero para comprar, a precios de mercado, lo que se necesita para criar a los niños, hacer que un barrio sea seguro, cuidar a los ancianos, hacer que la democracia funcione o abordar las injusticias sistémicas… la única forma en que el mundo va a abordar los problemas sociales que se vierten sobre él es reclutando a las mismas personas que ahora se clasifican como «clientes» y «consumidores» y convirtiéndolas en colaboradores, socios y reconstructores de la economía central». – Edgar Cahn.

Incluso antes de la pandemia mundial, la vida ha cambiado sustancialmente para el hombre moderno. Trabajamos demasiado y tenemos muy poco tiempo para nosotros mismos, y nuestros amigos y familiares suelen vivir lejos de nosotros. No siempre es tan fácil pedir ayuda a alguien, sobre todo si al pedírsela tenemos la sensación de que nunca podremos devolvérsela. Este es un problema aún mayor para las personas mayores. Los bancos de tiempo son una forma divertida, informal y sin presiones de conseguir lo que la gente necesita y de sacar lo mejor de cada uno.

Según la investigación realizada por Timebanking UK, unirse a un sistema de banco de tiempo puede cambiar la vida de las personas. Después de participar en los intercambios, los participantes en el banco de tiempo han informado de que han conseguido aprender nuevas habilidades, han conocido a mucha gente nueva, han disfrutado de una mayor autoestima y confianza en sí mismos y se han sentido mucho más sanos. También han disfrutado compartiendo sus pasiones y se han sentido más involucrados en sus comunidades.

Los estudios de caso de Timebanking UK muestran además las siguientes estadísticas de personas que han participado en este sistema único durante medio año:

  • El 85% afirma haber conocido a más gente;
  • El 80% se sintió más partícipe de la comunidad;
  • El 74% había hecho nuevos amigos;
  • El 74% experimentó una mejora del estado de ánimo o una reducción de la depresión;
  • El 69% sentía que podía pedir o recibir más ayuda;
  • el 66% experimentó una reducción de la soledad; y
  • El 60% dijo que su calidad de vida, salud y bienestar habían mejorado.

Esto nos dice que los bancos de tiempo permiten a las personas darse cuenta de que son útiles y apreciadas como miembros valiosos de sus comunidades y de la sociedad en general. Al participar en este movimiento, las personas se sienten mejor, más conectadas y, lo que es más importante, ¡más felices!

Las ventajas económicas de los bancos de tiempo

A diferencia del mercado (global), los bancos de tiempo valoran por igual todas las horas de trabajo: una hora de tu tiempo es un crédito de tiempo de trabajo (o «dólar de tiempo», como les gusta llamarlo a algunos bancos de tiempo de EE.UU.).Por lo tanto, podría argumentarse que el sistema de bancos de tiempo favorece a las personas con más tiempo, lo que crea una riqueza no mercantil. Pero, como explica Edgar Cahn, los bancos de tiempo contribuyen a crear un mayor equilibrio de poder entre los que tienen mayor «riqueza en tiempo» y los que tienen mayor «riqueza monetaria». El sistema de bancos de tiempo eleva la economía no mercantil como una fuente necesaria de vitalidad, energía, perspicacia, conocimiento y trabajo esencial.

La importancia de los bancos de tiempo para la construcción de la comunidad y el capital social

“Los créditos de tiempo de trabajo vinculan a las personas en una red social; cada acto de atención desencadena un acto recíproco, de modo que cada transacción lleva incorporado el capital social». – Edgar Cahn.

La belleza de los bancos de tiempo consiste en reconocer que todo el mundo, incluso los descritos como vulnerables o desfavorecidos, tiene algo que merece la pena aportar. En los bancos del tiempo se valora todo el tiempo por igual. Esto es lo contrario del típico enfoque de mercado, en el que el tiempo de servicio de una persona puede valorarse más que el de otra. Incluso en situaciones como el voluntariado tradicional, se produce una transacción unidireccional, lo que puede potenciar las jerarquías sociales. Por otro lado, el banco de tiempo es un tipo de transacción bidireccional, un acuerdo recíproco en el que las diferencias de poder entre las personas se minimizan sustancialmente. 

En el sistema de banco de tiempo, dar y recibir es una forma directa y fundamental de crear confianza entre las personas. Esto es especialmente importante para las personas y comunidades marginadas, cuyas capacidades se han visto eclipsadas por sus problemas y necesidades: a través de los bancos de tiempo, los excluidos socialmente se convierten en proveedores de servicios valiosos y útiles. De hecho, todos son proveedores Y usuarios de los servicios, a través de los cuales están construyendo una confianza mutua dentro de sus comunidades.

Hay tres razones que explican el rápido crecimiento de los bancos de tiempo:

  • Existe un efecto multiplicador inherente, ya que un acto de bondad genera otro;
  • A la gente le resulta más fácil pedir ayuda cuando sabe que puede devolver el favor; y
  • Las personas tienden a sentirse más seguras sabiendo que hay otras personas en las que pueden confiar en momentos de necesidad.

Cahn afirma: «El papel moneda no deja rastro; la gente va y viene como si fuera un extraño. En cambio, la confianza requiere memoria. Cuando el dinero sustituye a la confianza, ésta desaparece». No podría estar más de acuerdo.

Beneficios de los bancos de tiempo para la salud y el bienestar

En el corazón de los bancos de tiempo está la oportunidad de que las personas ganen autoestima y confianza en sí mismas cuando los demás creen que tienen algo útil que ofrecer. Los bancos de tiempo se basan en la confianza y la esperanza en el futuro. Las personas reciben alegría y fuerza al poder ayudar a los demás, y al hacerlo, aumentan su confianza y autoestima. Las personas que padecen altos niveles de ansiedad, depresión y soledad experimentan un impacto positivo en su salud mental y física al participar en los bancos de tiempo. Sin embargo, los bancos de tiempo no se limitan únicamente a los jóvenes, ya que este sistema también ofrece un sentido de estructura, propósito y realización a los jubilados y a los que no tienen trabajo.

Conclusión

Esto me lleva al principio de este blog y a la teoría de Mihaly Csikszentmihalyi sobre la felicidad a través del estado de fluidez . A menudo nos confundimos sobre lo que es la auténtica felicidad y cómo es de un momento a otro. Nos decimos a nosotros mismos que seremos felices si conseguimos suficiente dinero, sin entender que incluso después de que el dinero esté en el banco, seremos tan infelices como antes si vivimos una vida sin conexión ni propósito.

En cambio, lo que debemos hacer es tener cuidado con la forma en que utilizamos nuestro tiempo. Siempre es una buena idea organizar nuestros días, ya sea en el trabajo o en las vacaciones, para pasar de un momento útil a otro. O, en otras palabras, debemos utilizar nuestro tiempo para hacer cosas que ayuden a los demás y que, al mismo tiempo, nos hagan felices.

Los retos a los que se enfrentan nuestra sociedad y los servicios públicos están a la vista de todos: los índices de enfermedades crónicas y problemas de salud mental aumentan rápidamente, la población envejece, la brecha entre ricos y pobres se amplía y las finanzas públicas son cada vez más inestables. ¿Cómo podemos afrontar estos retos? Podemos hacerlo de tres maneras:

  • Tenemos que hacer que la gente tenga más poder; las personas y las comunidades deben desempeñar un papel más importante en la definición de sus necesidades y tener el poder de, individual o colectivamente, mejorar y satisfacer esas necesidades. Para ello, tienen que tener más control sobre los procesos que forman y los servicios que prestan. Tienen que ser los creadores de su propio bienestar. 
  • Debemos evitar que surjan las necesidades en primer lugar; los servicios públicos deben orientarse a evitar que surjan las necesidades mejorando la calidad de vida de las personas, ofreciéndoles oportunidades y desarrollando sus capacidades para valerse por sí mismas. De este modo, se ahorra dinero al no tener que pagar por servicios para atender necesidades evitables.
  • Hay que contratar recursos sostenibles; hay que buscar recursos humanos que no tienen precio en el mercado, como el tiempo, la riqueza de las relaciones humanas, las conexiones sociales y las habilidades y conocimientos basados en la experiencia. Estas cosas abundan en todas las comunidades, y son la base de los sectores privado y público. Son mucho más que una economía «no de mercado»; de hecho, son el núcleo de la economía que puede cultivarse en beneficio de todos.

Mi objetivo es iniciar un movimiento de bancos de tiempo e invitar a la gente a participar y ayudar a otros a aprender o hacer algo importante para ellos mismos, y al hacerlo, ayudar a todos los demás a sentirse más felices y realizados. Invierte tu bien más preciado, el tiempo, en un banco de tiempo y verás cómo te reporta dividendos de felicidad.

Únete al Banco de Tiempo del Festival Mundial de la Felicidad aquí.

Comparte

¿Qué estás buscando?

Categorías

Festival Mundial de la Felicidad 2022

Click para más información

Te puede interesar

registro a boletín

Lo mantendremos informado sobre descubrimientos nuevos y significativos

Registrar ahora!

Complete este formulario y nos comunicaremos con usted a la brevedad.