La Paz Fundamental, el Happytalismo y el Fluir

«Cuanto más flujo experimentamos en la vida diaria, más probable es que nos sintamos felices en general». – Mihaly Csikszentmihalyi

Todos hemos oído la famosa frase «Déjate llevar por la corriente», ¿verdad? Pero, ¿qué significa en la práctica dejarse llevar por la corriente? En algunos casos, puede significar simplemente seguir el statu quo o permitir que las cosas te sucedan sin hacer ruido. ¿Es esto lo que significa una vida feliz? ¿Y si puedes descubrir tu flujo y, al hacerlo, encontrar la paz y la felicidad absolutas? 

Hace décadas, Mihaly Csikszentmihalyi desarrolló el concepto de fluir para describir un estado mental específico en el que todo surge de forma natural. Estás trabajando en una tarea, avanzando, mientras estás completamente inmerso en ella. Nada parece demasiado fácil o demasiado complejo en un estado de flujo, y simplemente estás placenteramente inmerso en una experiencia estimulante. 

Lo más probable es que hayas experimentado esa sensación algunas veces, probablemente mientras hacías algo que te gustaba. Ya sea estudiando, escalando o dibujando, has experimentado una concentración y un enfoque sin esfuerzo, sintiendo que tenías un control total sobre tus acciones, y el tiempo parecía pasar más rápido de lo habitual. En esos momentos, tu estatus, el color de tu piel, las finanzas o cualquier otra cosa eran simplemente irrelevantes. Nada era importante, excepto el hecho de que te esforzaras en la tarea que tenías entre manos.

Todos queremos una vida con sentido

¿Has sentido alguna vez que tu vida no tiene un propósito o un sentido? Aunque rara vez alguien quiera admitirlo, todos hemos sentido esto en algún momento de nuestras vidas. Y, nos demos cuenta o no, todos nos esforzamos por llevar una vida con sentido o, al menos, escondernos de la falta de él. Y casi siempre, intentamos distraernos buscando el sentido a través de alguna forma de evasión. Naturalmente, esto rara vez puede proporcionarnos el estímulo que necesitamos para cambiar nuestra vida a mejor fundamentalmente.

Del mismo modo, nuestra búsqueda de riquezas también está condenada al fracaso. Al fin y al cabo, todos sabemos muy bien que el dinero no puede comprar la felicidad. Basta con consultar las noticias para comprobar que la fama, la popularidad y la riqueza no mejoran nuestra vida. Así que, si ninguno de estos caminos nos da la felicidad, ¿qué es lo que sí lo hace?

No te conformes

Supongamos que es domingo por la tarde y no tienes nada que hacer. ¿A dónde recurres para encontrar diversión y placer? Puedes probar a pintar, a leer ese libro que compraste hace unos meses o a tocar un nuevo instrumento. Debes saber que cada una de estas cosas requiere un esfuerzo, y ninguna proporciona una recompensa instantánea. Por desgracia, la mayoría de nosotros tiende a rendirse y decide ver algo en la televisión. Pero, ¿le aportará esto una satisfacción duradera?

Puede que te enganche durante un rato, pero eso es todo. Por eso debemos evitar instalarnos en nuestras costumbres sin sentido y sin satisfacción. Porque, aunque ver una película sea impresionante, es poco probable que te haga mejor persona o llene un vacío en tu vida. Ahí es donde aparecen el estancamiento y la infelicidad. Supongamos que elegimos repetidamente los placeres irreflexivos en lugar de la búsqueda de actividades atractivas que puedan aportarnos desarrollo personal y sentido. En ese caso, nuestra vida seguirá siendo tan vacía como nuestras elecciones. Afortunadamente, podemos alcanzar nuestros objetivos y marcar la diferencia si comprendemos la sencilla diferencia entre la gratificación instantánea y el disfrute duradero.

Encuentra tu estado de flujo

Una vez que entiendas que no vas a ganar nada con la gratificación instantánea, ¿cómo puedes encontrar tu flujo y vivir una vida más significativa y feliz? Tienes que optar por hacer las cosas que realmente te gustan. No importa si se trata de colorear un libro de mandalas, cocinar una comida que nunca has hecho antes o realizar una operación quirúrgica: el estado de flujo puede ser diferente para cada persona. Lo universal es la sensación que produce. Cuando estás en el flujo, sientes una sensación de puro disfrute al realizar una tarea que equilibra la habilidad y el desafío de forma placentera. Cuando estás fluyendo, puedes beneficiarte de completar tus objetivos y de la retroalimentación sobre cómo lo has hecho. Al completar la tarea, puedes sentir una sensación de logro, alegría y poder que quizá no sientas en ningún otro aspecto de tu vida cotidiana.

En un estado de flujo, puedes dominar tus miedos, inseguridades y cualquier otra cosa que te inquiete. Y cuando estás en este estado, puedes recurrir a una sensación de poder y autoestima que te llevará a través de todos los momentos ordinarios de tu vida. La belleza del estado de flujo consiste en elegir una actividad, una misión que nos desafíe lo suficiente como para comprometernos con ella, pero que tampoco sea demasiado difícil como para que la abandonemos. De este modo, podemos superar nuestros límites y lograr cosas nuevas que tal vez pensamos que pertenecen únicamente al ámbito de los deseos.

Motivación intrínseca

La felicidad específica que proviene de este estado mental se denomina motivación intrínseca. A diferencia de la motivación extrínseca, como los premios, el dinero o cualquier otra cosa, la motivación intrínseca está impulsada por la satisfacción de objetivos profundamente personales. Mientras que las recompensas extrínsecas son buenas para nosotros externamente y pueden mantenernos motivados, el orgullo y la alegría que obtenemos de la motivación intrínseca nos ayudan a estar constantemente felices, satisfechos mentalmente y en paz. Por ejemplo, si trabajas en un empleo que te paga bien pero te deja aburrido y con ganas de más, ninguna cantidad de dinero te hará verdaderamente feliz, al modo de hacer algo que realmente te llene.

Por lo tanto, hacer activamente algo que te guste te pondrá en el estado de flujo y te dará la felicidad que todo el mundo necesita. Mientras puedas encontrar una actividad que te funcione, en la que puedas sentir realmente la paz mientras te concentras por completo y aplicas todo tu ser a un tema, entonces tienes todo lo que necesitas para entrar en el flujo. A pesar de las cosas negativas que ocurren en el mundo y que lamentablemente no son tan fáciles de disipar o controlar, aún podemos elegir lo que podemos hacer con nuestro tiempo libre para experimentar alegría, paz y felicidad.

Una vez que encuentres esa actividad que te funcione y entres en este estado mental pacífico y superior, experimentarás una sensación de felicidad primordial y fundamental. No se trata de un sentimiento fugaz, sino de uno profundamente satisfactorio. Con la evolución moderna del mundo, que trae consigo una nueva era tecnológica pero también caos y confusión, creo que es crucial, más que nunca, tener una actividad a la que puedas entregarte y sentirte feliz haciéndola. 

Podemos cambiarnos a nosotros mismos para mejor, y por tanto a este hermoso mundo en el que vivimos. Es lo que representa el Happytalism. Nos centramos en el florecimiento humano y en la creación de capacidades de individuos, comunidades, organizaciones y gobiernos para ayudar a acelerar el progreso hacia la mejora de la felicidad y el bienestar para todos. Comienza contigo y tus objetivos y termina con nosotros y la felicidad de todos. Únete a nuestros esfuerzos.

Lee la primera parte de este artículo aquí.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

¿Qué estás buscando?

Categorías

Festival Mundial de la Felicidad 2022

Click para más información

Te puede interesar

registro a boletín

Lo mantendremos informado sobre descubrimientos nuevos y significativos

Registrar ahora!

Complete este formulario y nos comunicaremos con usted a la brevedad.